BocaBorde

“Dejar nuestra familia, nuestro origen, nuestra ciudad natal, lo ya visto y la seguridad de una familiaridad sin fractura, ¿qué vida singular no tiene este precio? El precio de ser infiel a lo que nos fue, no transmitido por amor sino por mandato, psíquica y genealógicamente, so pena de destitución. La prueba iniciática de un segundo nacimiento permanece más que nunca necesaria. Debemos partir, deshacernos de nuestros códigos, nuestras pertenencias, nuestro linaje. Toda obra tiene ese precio. Y todo amor, creo yo […] Toda obra tiene ese riesgo” Anne Dufourmantelle, Elogio del Riesgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.